Sabías que?

Aquí encontrarás más información sobre los datos curiosos que publicamos en nuestro Instagram 

2. Los dientes no son huesos, son un órgano anatómico.

Aunque los dientes y los huesos aparentemente son similares, en realidad son muy distintos. Si los huesos se rompen pueden sanarse por sí solos, pero los dientes no, por lo que es importante acudir al odontólogo en caso de tener dientes cariados, agrietados o fracturados.

¿De qué están hechos los huesos?

Los huesos están formados principalmente por un tipo de proteína que se denomina colágeno. El fosfato de calcio, un mineral, es otro componente principal de los huesos. El colágeno da a los huesos una estructura suave, mientras que el fosfato de calcio es lo que los hace duros y fuertes.

¿De qué están hechos los dientes?

El esmalte, la capa externa dura de los dientes, está hecho de minerales como fosfato de calcio. El esmalte es más duro que los huesos, siendo la sustancia más dura que está presente en el organismo. Sin embargo, a diferencia de los huesos, el esmalte no contiene tejido vivo.
La dentina es el tejido subyacente al esmalte. Este tejido, parecido a un hueso, constituye la mayor parte de la estructura de los dientes, y es muy susceptible a las bacterias que originan sensibilidad y caries dental. El núcleo blando del diente se llama pulpa. La pulpa es un tejido vivo que contiene tejido conectivo, nervios y vasos sanguíneos.

Fuente: colgate.com.

1. La primera persona condenada por exceso de velocidad iba a 13 km / h.

El 28 de enero de 1896, Walter Arnold (Reino Unido), condujo su «carruaje sin caballos» a través del pueblo de Paddock Wood, Kent, a más de cuatro veces el límite de velocidad: ¡una imprudente 8 mph (13 km / h)! Fue perseguido por un policía en bicicleta que lo acusó de infringir la ley por cuatro cargos: usar una locomotora sin caballo en la vía pública, permitir que dicha locomotora sea operada por menos de tres personas, viajando a mayor velocidad. de dos millas por hora, y no mostrar claramente su nombre y dirección en la locomotora. Fue llevado ante un juez local el 30 de enero y declarado culpable de los cuatro cargos. Fue multado con £ 4 y 7 chelines en total (alrededor de £ 260 en dinero de hoy) de los cuales 10 chelines fueron por exceso de velocidad.

Walter Arnold obtuvo su multa por exceso de velocidad mientras conducía un Benz de fabricación alemana que había importado a Gran Bretaña el año anterior. Su temerario paseo por Paddock Wood High Street puede haber sido un truco publicitario cuando su propia compañía comenzó a comercializar el Arnold Motor Carriage, una variante del diseño de Benz construida localmente, unos meses después.

Fuente: guinnessworldrecords.com.