Experiencias desagradables en aviones

Experiencias desagradables en aviones

Los vuelos en avión pueden ser una experiencia muy placentera, algunos optan por dormir un poco, otros leen, otros ven películas. También hay gente asquerosa que no siente ningún tipo de vergüenza ni respeto por los que lo rodean. Esta gente no debería tener permiso para volar, te traemos 10 experiencias desagradables en aviones.

 1. El pañal en el bolsillo

No sabemos qué pasó aquí, pero lo que sí sabemos es que fue asqueroso y el padre que dejo el pañal ahí debería de ser castigado por eso.

 2. Los pies que aparecen

Algo que tiene que ser desagradable es mirar para arriba y encontrarte unos pies descalzos a escasos centímetros de tu cara.

 3. El pis en la botella

Es verdad que a veces se puede hacer un poco de cola en los baños de un avión, pero de verdad si es una urgencia puedes pedir que te dejen pasar, seguro que algún buen samaritano habrá por ahí.

4. Asiento/¿probador?

Creemos firmemente que esto no está permitido, repetimos, ¡¡los aviones tienen baños!!

 5. ¿En un avión a plena vista?

Esto no requiere mucha explicación, pero este señor debería tener prohibida la entrada a futuros vuelos. Entre las experiencias desagradables en aviones, esta debe ser la más graciosa y a la vez loca.

 6. Feel so high?

¿Borrachos o teniendo 2 vuelos a la vez? Al menos tenemos la certeza de que este par la esta pasando igual de mal que el vecino de la ventana.

 7. Más pies…

Lo que nunca entendemos cuando vemos estas imágenes, es como nunca les dicen nada ni el pasajero ni el sobrecargo.

 8. ¡Queso para todos!

No sabemos cómo se le mojaron, pero que asco para el resto de los pasajeros, esperamos que por lo menos no huelan.

 9. ¿Fiesta a bordo?

¿Estará de camino hacia la fiesta o de vuelta? No lo sabemos, pero vaya personaje al menos no la está usando, aunque podría llevarla desinflada. ¿Con las manos en la masa o el mejor photobomb del momento?

 10. Si te portas mal, te tocan 10 minutos en la silla de pensar

Así de mal se habrá portado para que lo hayan tenido que amarrar a la silla de pensar, esperemos que sea que haya estado leyendo en voz muy alta.

 

¿Qué te parecen estas experiencias? ¿Te ha pasado alguna vez? Cuéntanos tus historias en los comentarios. Recuerda que puedes enviarnos un aporte a través de la sección de APORTES.